Páginas vistas en total

martes, 18 de diciembre de 2012

Cuando nadie escucha...

Es la teoría de siempre. La gente camina, mira, oye, parlotea, rie... pero nadie quiere a los que andan lento, a los que se fijan en cada paso, en los que escuchan, conversan, lloran o insultan...
La gente se desespera y, ¿quién nos escucha?
En estos días las cosas están cambiando y en nuestro Limbo, estamos luchando en el bando equivocado. Creemos que estamos solos. Pensamos con la certeza de nuestras almas que no hay  nada mas que ayudar al prójimo pues ello nos dará la felicidad, pero, cuan equivocados nos encontramos al atisbar un rayo de lucidez ante tanta calamidad a través de los ojos de los demás. 
Yo te miro a los ojos y veo dolor o penurias, ya no queda nadie con aires de elegancia. Poco a poco el pensamiento humano se ha ido deteriorando hasta dar con la pequeña parte que había en cada uno, esa porción que solo pensaba en hacerse el propio bien a costa de los demás. Y ahora a los que hacíamos eso desde que tuvimos noción de la realidad en la que vivíamos, nos giran la cara. Dicen que no es lo mismo haber robado por necesidad antes, que hacerlo ahora pero, ¿es que acaso el paso del tiempo es tan importante como para ser capaz de cegar los ojos de esa manera a la psique humana?
Lo cierto es que poco importan las preguntas, dar afirmaciones con verdades duras e irremediables tampoco sirve de mucho, pero desahoga ¿verdad? 
En muchos casos cuando decidimos tomar la decisión de juzgar la vida de otro no tenemos en cuenta que la propia esta hecha un desastre en algún punto y que ello, no nos permite mirar las cosas desde el ángulo correcto. No hay mas que ver la política, la economía, la religión y la sociedad jerarquizada que nos rodea. Si miramos un esquema desde la Edad Media hasta ahora, no hemos cambiado mucho en nuestra forma de comportarnos. Ante las necesidades seguimos siendo animales y eso es indiscutible, bien, llegados al punto, las personas que nos pasamos toda la vida escondiendo nuestras caras para no hacer daño aún a nuestro pesar de tener que callar opiniones reveladoras hacia aquellos que creen que solo hacen lo correcto por que sí, ¿qué debemos hacer? Ahora tenemos la razón y vemos como delante de nuestras manos resbala la sangre de un Cristo al que nosotros mismos crucificamos por incompetentes y miedosos. Terror a esta sociedad que desde hace años nos ha inculcado una masoquista forma de vernos unos a otros desterrando la posibilidad de abrir la boca y encontrar palabras contra otras, porque de hacerlo, las únicas muestras que tenemos, son las guerras. Todo extremo es malo, y en esta sociedad construida sobre ellos mismos, se puede apreciar la decadencia día tras día. Es un infierno adornado con alas blancas delante de nuestra vista al más allá en el tiempo.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Cap. 02: Universos Paralelos. Tiempos Infinitos.

 Número de serie 2802C.
Fue la sensación mas extraña que jamás sintió. Entre sus dedos parecía haber una masa gelatinosa que limitaba sus movimientos y su pelo lo movía un aire tan liviano y frío que erizaba su piel. Extrañamente pudo oír como sus poros se abrían de forma natural con el viento, en aquel lugar los colores distaban demasiado de los de su ciudad. Miró tras ella y solo vio un camino largo y con bruma que le aseguraba que desde ese punto exacto hacia atrás solo conseguiría perderse más en aquel mundo. Desde luego esa no era la misma calle en la que estaba hacía escasos segundos. Tragó saliva la cual pudo oír como si retumbase entre la madera de los árboles caídos y cogió fuerzas para seguir adelante. Le costo dar el primer paso y le comenzaron a sudar las manos, pareció que aquello derretía o hacia desaparecer lo que fuese que tenía entre sus dedos. Se miró las manos y las cerro intentando coger fuerzas. No iba a morir en ese lugar. A veces la primera impresión de peligro suele ser la que hace que derivemos en locura e imaginemos cosas o monstruos donde no existen y convirtamos sombras en terribles fantasmas, pero por desgracia para ella, para mi querida muñeca, nunca sabría bien si huir o luchar, si enfrentar sus demonios o correr. 
Pasaron varias horas en las que poco a poco fue cogiendo mas confianza en los pasos que daba, además se centro en las vistas de su alrededor divisando a duras penas cada cierto rato, edificaciones en maderas rotas pareciendo realmente antiguas... evitó pensar que alguien las había destruido, pues eran realmente altas y parecía que antaño hubiesen sido resistentes. Cuerdas colgaban de algunos arboles y estos adoptaban formas retorcidas en algunas ramas, eso la distrajo demasiado y se paró en mitad del camino. Quise avisarle, os juro que lo intenté, pero no sirvió de nada. Tan enfrascada estaba en su imaginación que no vio la terrible criatura que se cernía sobre ella en silencio, reptando entre la hierba casi a sus pies. Para cuando se dio la vuelta, descubrió una enorme serpiente de varios metros, llena de engranajes cromados en negro bajo la cabeza y por colmillos unas largas y afiladas cuchillas de la que goteaba un liquido violáceo brillante ante la poca luz que había en aquel lugar. Como era de esperar, lanzó un grito desesperado y aterrorizado y derribó la paralizante sensación que le provocaba ese ser, girando y comenzando a correr sin detenerse a mirar a ningún lado, de haberlo hecho, hubiese divisado no muy lejano una edificación lo suficientemente alta como para alcanzar la cima escalando y escapar de Segosth*
Tengo que apresurarme... esta apunto de suceder algo que cambiará su vida para siempre. Y no, el hecho de entrar a este mundo no es suficiente para cambiar el curso de toda una vida planeada por el Azar.

***
*Segosth: Criatura de entre uno y dos metros y medio de largo desde su cabeza hasta la cola, construido a base de engranajes y un pequeño motor que funciona procesando la materia muerta vegetal del suelo por ello, necesita reptar continuamente antes de llegar hasta su presa y matarla. Sus colmillos(dos) a ambos lados de su boca están hechos de una aleación de acero y cromo. Solo puede ser destruido atascando sus mecanismos. 

lunes, 22 de octubre de 2012

Cap. 01: Número de serie: 2802C

Introducción:
``-Cómo si cada pisada sobre la tierra pudiese congelar mi cuerpo al instante, corro hacia lo que parece el final de la bruma y me despierto. Pero siempre vuelvo al mismo punto. Creo que no son sueños, madre -Dijo pasando su mano de forma lenta por las letras talladas en la lápida.- Creo que son recuerdos, recuerdos del Limbo.´´




                                                                            ***


Pasaron varios días antes de que su enajenada mente, dejase de vislumbrar por completo la claridad de las luces en la habitación del hospital. Fue entonces cuando se quedo completamente sola y lloró por fin, aliviando la pesada carga que había estado soportando. Su madre había sido todo para ella y no contemplaba aún así, la posibilidad de que esta se hubiese marchado para siempre. Casi podía seguir oyendo su voz en la camilla contándola historias de fantasmas protegiendo aquellas paredes metálicas, hablaba de seres humanos como ella y como yo habitando la ciudad en un tiempo lejano, humanos que sufrían y no acataban del todo ordenes ni llevaban placas de identificación como si fuesen virus marcados en cuarentena y que podían correr, comer, beber y divertirse sin tener que mirar a sus espaldas por si un ciborg se apostaba frente a nosotros de repente para identificarnos así por que sí y llevarnos al calabozo sin ninguna explicación. Para el gobernante de la ciudad, el comandante Reginald, somos una plaga a la que hay que mantener a ralla para no infectar con nuestros sistemas anticuados a los demás habitantes de su nueva y poco próspera civilización.
``-Sólo es un necio. No merece la pena luchar contra el por que su misma creación se acabará revelando contra su tiranía.- ´´ Es lo que siempre solía decir su madre cuando ella se exaltaba tras ver alguna noticia acusando a alguno de sus ''hermanos'' por haber recorrido las calles sin un collar identificativo. 

Pasaron largas horas hasta que salió del hospital tras haber dejado de llorar. Recogió sus cosas y se marchó sin tener nada en la mente, ese día la niebla era más espesa de lo normal, apenas se lograba ver mas allá del largo de un brazo y todo a su alrededor parecían sombras de ruinas aunque ello no la puso nerviosa. Tenía la mirada fija en el suelo y en su propia neblina luchando por salir de sí misma, para cuando lo consiguió estaba totalmente perdida en la bruma y el olor de la ciudad había cambiado por el de naturaleza muerta. Miro al suelo observando horrorizada como el suelo metálico ahora era tierra húmeda pegándose a sus botas negras y que los muros y colosales edificios que le rodeaban, los cubrían eternas ramas de árboles secos y hiedras enrevesadas sujetando o rompiendo(no se apreciaba bien)la piedra y el hormigón. De pronto, se sintió aún más desolada e incapaz de avanzar ni un solo paso más...

domingo, 11 de diciembre de 2011

Rivah es mi nombre.

'' No sé lo que vio . No entiendo que ocurrió allá abajo. Pero lo que sí tengo claro, es que no ha vuelto a ser la misma desde que salió de las profundidades de la ciudad. Está diferente, rara, más... inhumana. ''

Continué caminando hacía aquella luz, mi mente no me respondía, la espalda me provocaba apretar mis dientes hasta hacer sangrar mis encías del dolor, ardía y sentía que mi espina estaba apunto de quebrarse del dolor y la presión. Aguanté, no sé como, pero la rabia y el desconcierto podían conmigo y evitaban que pensase en algo coherente. 
Al entrar en aquella luz, mis ojos quedaron cegados por completo y tuve que llevar mi mano hasta ellos para intentar quitar algo de esa intensidad para poder mirar por donde pisaba. Creo que mi cara en esos momentos fue de total desconcierto, horror y a la vez sorpresa y emoción. 
Ante mi, se levantaba una vieja aunque sofisticada y avanzada maquinaria que cubría por completo toda una sala muy similar a las dimensiones de una nave industrial. A mi derecha, se encontraba una de las vitrinas cuyo interior estaba completamente lleno de unas aguas rojizas y unas cámaras de gas inducían algún tipo de vapor en su interior provocando grandes burbujas que caían pesadamente hacía el fondo. Avancé con cierto miedo pero me detuve a los pocos pasos tras oír como se cerraba tras de mi una pesada puerta metálica, me volteé y allí estaba; el ser más hermoso, más avanzado y más atractivo que jamás había visto... 
Me miraba como si esperase que me moviese... sus ojos brillaban con la luz de la sala, eran marrones claros casi ámbar. Cuerpo delicado, sugerente, de curvas sinuosas y marcadas y aún así, de aspecto fuerte pero sin musculatura. Seguía siendo femenina pero denotaba fortaleza con solo mirarla. Sus ojos se posaron en mí con pesadez y entonces descubrí que había algo más extraño que su increíble belleza en ella. Su cuerpo estaba cubierto por un mono blanco muy ajustado y algo grueso, con lineas rojas por cada una de las curvas de su cuerpo. Me acerqué despacio pero ella ni se movió hasta que estuve justo en frente. Era algo más alta que ella y miró a mis ojos, como si quisiera hablarme pero algo lo impidiese.
Como si de un acto reflejo se tratase acaricié su rostro, pero ella agarró mi mano, tan fuerte, que me hizo lanzar un alarido de dolor pero mi voz se ahogó ante el dolor de que cada vez apretase más y sonó un sonido hueco, caí de rodillas tras sentir como dentro de mi muñeca un liquido caliente hacía que el color de esta se tornase al principio rojizo, después completamente negro por alrededor. 
La miré con rabia pero pronto dejé de sentir la mano; bajo su cabeza hasta estar cerca de la mía y besó mis labios de una forma que no sabría describir. Su piel era extrañamente cálida sin embargo su sabor era metálico y temblé al saber lo que era. Jamás había visto de cerca un androide, salían a veces por la tele o en las grandes pantallas del metro hacía la ciudad, pero la parte en la que vivían era totalmente inaccesible para mi. 
Soltó mi mano y volví a quedarme en blanco, se arrodilló ante mí y me hizo recostarme en el suelo de hormigón de aquella gran nave subterránea.
Perdí la noción del tiempo, su sabor metálico me producía sueño pero la calidez de sus labios me mantenía despierta y algo jadeante a pesar de que su mano seguía notándola apretando mi muñeca y la otra paso a apretar ligeramente mi cuello. Separó ligeramente sus labios y me habló, su voz era dulce pero con toques algo fríos:
-¿Quién eres? ¿Qué estás haciendo aquí? Los humanos tienen restringido el paso desde que las cloacas fueron abandonadas... es... interesante que te atrevas a venir aquí después de a ver visto a mi mascota, no se debe entrar en lugares ajenos a tu persona...
Ma.e sorprendí de su locuacidad, desde luego antes que máquina, era humana. Tragué saliva intentando dejar de jadear.
-Yo... Mi nombre es Rivah, vivo en... espera un momento... ¿Aquel jodido monstruo era tu...''mascota''? ¿A qué demonios jueg...? -No pude terminar la pregunta, se arrodilló encima de mi cintura y me golpeó con tanta fuerza que hizo sangrar mi mejilla con su puño.
Sacó una jeringa con un liquido de color verde intenso, intenté revolverme pero lo clavo con fuerza en mi cuello y vació su contenido, era como estaño liquido dentro de mis venas, pero no aguanté mucho a identificar el dolor cuando volvió a besar mi frente y su sonrisa maliciosa, fue lo último que vi antes de dormirme tan profunda y plácidamente como jamás había dormido en mi vida.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Escasos recursos

Al par de horas de estar recorriendo el alcantarillado comencé a sentir el hambre y la sed, pero la idea de parar no cabía dentro de mi cabeza.
Las orillas a veces se estrechaban y me costaba ver por donde pisaba, ya que poco a poco las débiles luces que pasaban a través de las rejillas de los desagües se iban haciendo menos constantes y se podía divisar por ellas que se estaba haciendo cada vez más de noche, incluso mas rápido de lo que acostumbraba, así, que no me quedó mas remedio que acelerar el paso.
Seguí avanzando... y seguí... y continué... pero no encontraba salida, puerta o siquiera escalerilla alguna. La oscuridad parecía comerse los pasos que había dado de aquí atrás y eso me inquietó bastante, pero eso pronto dejó de preocuparme; un ruido de tacones resonó por toda la galeria y avanzaban rápido hacia donde yo estaba. Me alarmé y busqué mi pistola pero sin éxito.
-¡Joder! - Pensé - Debí de haberla perdido cuando me caí... ahora es demasiado tarde para ir a buscarla... 
No tarde en encontrarme de frente con unos ojos azules, brillantes y grandes que me miraron sorprendidos, me miraron de arriba a abajo como quien mira un trozo de carne sin haber probado bocado en meses y yo retrocedí... al menos todo cuanto pude hasta que me agarró la mano y tiró de mi hasta el fondo de las aguas residuales, lanzando un graznido animal dejando ver por unos segundos, los suficientes como para congelar mi sentido de la razón, unos colmillos tan grandes que sobresalía su punta por encima del labio inferior de su rostro, eran de metal y fue una verdadera suerte que no me desgarrasen en ese mismo instante, poco hubiese durado de ser así.
No tuve tiempo de coger aire, aunque para mi salvación el viaje duró poco. Entreabrí como pude los ojos en aquellas turbias corrientes viendo en fugaces imágenes que me llevaba a través de un viejo túnel totalmente a oscuras.
Cuando pensaba que ya no podría aguantar más, y el aire de mis pulmones se acabó por completo, en un ágil movimiento, aquella criatura que no alcanzaba a ver bien en aquellos momentos, me lanzó hacía arriba, haciendo que mi cuerpo saliese del agua golpeando contra una pared de forma tan violenta, que se desprendió una parte del revestimiento de esta cayendo al suelo pequeños trozos de color blanquecino parecido a la cal. 
Me quedé en el suelo observando a mi alrededor mientras jadeaba y al intentar levantarme, el pie de la criatura pisó mi cabeza apretándome contra el suelo dejándome inmóvil. Estaba helado pero increíblemente, seco. Intenté hablar pero la criatura se me adelantó:
-Visualizador 3.07, identificación y autorización. - Escuché como se cargaba una pistola de energía sobre mi cabeza y mi cuerpo tembló de forma leve, no sé si por el frío o por el miedo de ese instante. La voz parecía mecánica pero de mujer, entonaba cada palabra como si fuese un programa de voz un tanto anticuado.
-Visualizador 3.07, identificación por favor. - Esta vez me sorprendí, sonaba mas agresiva y empezó a escucharse unos ligeros jadeos ahogados. 
Alcé la vista y pude observar que llevaba una mascara de gas que cubría hasta sus ojos, contorneandolos. Llevaba una herida sangrante en el pómulo derecho. Apenas pasaron unos segundos tras su último aviso cuando quito su pie de mi cabeza y cogiendo mi chaqueta y poniendo mi cuerpo contra la pared, forzándome a mirarla. Era más que obvio ahora que era una mujer, pero también que no era humana. Al menos no del todo. 
-Último aviso. Visualizador 3.07, muestre su placa de identificación inmediatamente. 
Señalé mi espalda con la esperanza de que entendiese que mi chip de identificación estaba incrustado en mi espina dorsal y casi inmediatamente volteó mi cuerpo con violencia poniendo mi cara contra la pared, arrancó mi chaqueta provocando que gritase de dolor. Jamás me habían dolido tanto todas y cada una de las articulaciones de mi cuerpo y pensé, que moriría allí abajo... para mi desgracia la tortura aún no había terminado; levantó mi camiseta hasta ver la mitad de mi espalda y comprobar la obertura en forma de ranura que tenia centrada en la espalda y retiro el recubrimiento de titanio que tenía sobre ella. Abrí los ojos e intenté darme la vuelta sin cambios en la androide. Se escuchó el sonido de un botón al presionarse y seguidamente, un ruido de cargador de luz, similar a cuando se encendía un ordenador. Me dije a mi misma que no quería morir y no pude evitar ponerme en lo peor, si esa máquina inyectaba un virus en la programación de mi chip y lo volvía a insertar...
Varias imágenes se cruzaron por mi mente en segundos, al menos hasta que sentí una fuerte corriente eléctrica recorrer mi cuerpo después de que se insertara un puerto en la ranura de mi identificador. Quedé paralizada por un tiempo que no sabría calcular, hasta que me soltó dejando de presionarme contra la pared y caí jadeando, pequeñas gotas de sangre caían de mis labios, del interior de mi boca hasta mi mano derecha que quedaba en esos momentos justo debajo de mi cara.
La androide se alejó de mi y me dejó allí, no comprendía nada: ¿Qué demonios hacía una máquina semejante en las alcantarillas viejas de Detroit? ¿Por qué tenía una programación tan específica y tan violenta? Hacía años que ese tipo de series se desecharon por suponer un peligro para los humanos. 
De repente me dí cuenta de lo que pasaba. Si yo no estaba autorizada para estar en ese lugar y solo se podía acceder con identificación serial mediante una tarjeta de identificación procesada por el antiguo capataz de la construcción de aquellas alcantarillas... lo más probable es que hubiese ido a avisar a la policía de que estaba allí... y lo peor de todo: que ahora tendrían mis datos. 
Noté como si una fuerte presión de dedos recorriese el interior de mi espalda, los músculos habían dejado de dolerme pero palpitaban con fuerza y un extraño olor a quemado me inundó la nariz. Jadeé de terror mirando a todos lados intentando saber por donde se había ido esa hija de puta y atisbé un punto de luz no muy lejos de donde estaba, y decidí caminar hacia ese lugar, pasase lo que pasase.

Licencia de Creative Commons
Diario de un sueño cyber/SteamPunk by Isabel Belando Gómez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en bio-mechanical-dreams.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://bio-mechanical-dreams.blogspot.com/.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Steam-Punk (parte uno de tres)

Atractiva. Provocativa. Sus pasos derriten el asfalto. Sus caderas provocan remolinos de viento tan poderosos que se llevan por delante la mirada de los hombres y mujeres a su alrededor. Va a compás de la más caliente melodía jamás escrita. Sus ojos se fijan en cada rincón de tu cuerpo con solo pasarte por encima, te sientes poseído por ella, por su encanto natural y lo peor de todo es, que no quieres escapar.
Sigue caminando hacia una esquina y se adentra en un bar de mala muerte, parece que busca algo, pero en vez de detenerse ante todos los que la miran de arriba abajo preguntándose qué hace una mujer como esa en un local de copas hasta arriba de gente, a la que seguramente las neuronas le han dejado de funcionar por la cantidad de alcohol en sus venas, va hacia el escenario contemplando a la banda que toca una lenta balada. Sonríe para sí y empieza a moverse. Uno, dos, tres... marca el ritmo cada vez mas rápido con pasos sofocantes para la mente y la banda la acompaña, no lucha contra ello, más rápido, y las miradas se clavan en su pecho mientras un par de botones se desabrochan como si necesitasen salir corriendo y liberarse de la gran presión que han de sostener.
El contrabajo eléctrico bombea cada nota por los gigantes altavoces colocados de forma estratégica en la sala, la batería parece reir al tener que subir el tempo, haciendo caso omiso a su cordura mientras la guitarra y el saxofón siguen con una melodía alegre, sensual, de preguntas y respuestas y cada vez más gente se levanta comenzando a bailar al compás.
Ella sigue moviéndose sola, cierra sus ojos, parece que vuele con cada uno de sus contoneos y no le preocupa lo que puedan pensar, sabe que es sexy, sabe que puede provocar celos, y le gusta. Se siente perfecta cuando la música sigue su propio control. La vuelve loca cuando el Dj mezcla sus bases con una vieja máquina de vinilos y un computador Kr-32C, de los más avanzados, haciendo que un sonido brillante se incruste en cada poro de tu piel erizando tus sentidos.
Un hombre está en la barra con una copa de absenta negra en la mano derecha, vestido de esmoquin camisa blanca y típica corbata negra, la observa con detenimiento y una pequeña sonrisa amable en su rostro. La admira entera, cada palmo de ella, preguntándose casi de forma inquisidora así mismo:
-Pero...¿Y quién será esa mujer?


Licencia de Creative Commons
Diario de un sueño cyber/SteamPunk by Isabel Belando Gómez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en bio-mechanical-dreams.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://bio-mechanical-dreams.blogspot.com/.

Problemas de transmisión

Al recuperar la consciencia me encontré suspendida bocabajo, con la visión distorsionada mirando hacia un suelo manchado de un liquido rojizo. Me asusté al darme cuenta de mi situación aunque sin recordar como había llegado hasta ese punto.
Me dolía todo de tal manera, que cada movimiento de mi propio cuerpo al balancearse me provocaba ganas de aullar de dolor. Tardé bastante tiempo antes de ponerme a visualizar mi entorno con detenimiento y cuando lo tuve todo más o menos ''controlado'' intente desenganchar mi bota del trozo de hierro saliente, pero no pude calcular el espacio entre el suelo y mi posición, no parecía muy alejado pero tampoco iba a ser una caída bonita. Al soltarse la bota, hizo un pequeño ruido, como cuando se rompe la tela de unos pantalones tejanos y caí, dándome con el hombro derecho contra el hormigón. Me quedé ahí, el dolor no me permitía moverme y mis ojos miraban a mi alrededor observando como el suelo estaba teñido de rojo algunos centímetros mas allá de mi cabeza. Sentí como poco a poco el dolor me adormecía el hombro así, que aproveché para levantarme con sumo cuidado y para ello, tarde bastantes minutos más. 
La luz no pasaba apenas por la boca de la alcantarilla y el frío allí abajo era bastante notable a pesar de ir con una chaqueta, me estremecí y hablé para mi misma.
-Si al menos tuviese un plano de las alcantarillas, sabría por donde debo ir... ahora no puedo ni subir y obvio que ya estoy todo lo abajo que podría llegar.
Me detuve pensando atendiendo a la corriente de las aguas residuales, era extraño, no seguían varias direcciones si no que parecía que iban hacía un mismo lugar viniese de donde viniese. 
-Quizás lo mejor que puedo hacer es seguir la corriente... digo yo, que a pesar de que las depuradoras ya no estén en funcionamiento en esta ciudad por la puesta en marcha de los nuevos modelos individuales, este agua debe de ir a algún sitio... quizás tenga suerte y encuentre pronto alguna vía de escape...
Suspiré con tristeza intentando no perder la confianza en que las viejas rutas seguían operativas pese a todo y caminé hacia lo que parecía abajo, siguiendo la corriente.


*****
(Mientras tanto en otro lugar de la ciudad de Detroit.)
Apartamento de Chrisla Stevs con número de identificación: 0571184M, 7:48pm, a 20Km del barrio bajo este de Detroit.
Chrisla se levantó de su cama después de haber pasado toda la noche en vela intentando terminar a tiempo un trabajo para la universidad de ciencias. Se había acostado a eso de las dos de la tarde y apenas había conseguido dormir bien un par de horas ya que las constantes pesadillas la estaban acosando cada vez que se le ocurría cerrar los ojos. 
Antes, de pequeña, estaba acostumbrada, pero desde que se fue a vivir al nuevo distrito por orden de sus padres, parecía que cada vez estuviese peor.
No comía en paz porque algunas de sus visiones la quitaban el hambre, y su amiga Karen no se extrañaba, algunas de las que le había contado eran cuanto menos desagradables. 
Unos minutos mas tarde se levantó del todo vistiendo una camisa de tirantes blanca y unos tejanos rojos, caminando descalza para bajar las escaleras de caracol hasta la cocina. Toda la casa estaba perfectamente amueblada y acondicionada aunque el calor, por no haber encendido el aire, en esa parte de la ciudad era sofocante al máximo ella prefería no poner el aire frío; según ella solo consumía mas electricidad en un mundo que abusaba constantemente de ella para absolutamente todo.
-Un puticlub tiene mas gasto de luz que el propio ayuntamiento de la ciudad. - Esto siempre lo decía cuando alguna de sus amigas iba a su casa y le sacaba el tema del aire acondicionado.
No era una chica demasiado amable, siempre iba a su ritmo y no dependía de nadie. Ni coche, ni televisor ni radio, apenas sobrevivía con un viejo aparato de música Mp5. Era de ese tipo de chicas que hasta que no las conoces bien, no sabes si van a darte un estufido o un abrazo.
Por lo físico... bueno, nadie tenía queja de ella, alegraba bastante la vista según sus compañeros de clase. Chica de pelo largo y de color morado y flequillo azul, tres pendientes en su oreja izquierda. Cara ovalada, perfecta con nariz proporcionada y ojos grandes grises. Labios rosados carnosos y definidos, piel morena con tonos dorados. Metro cincuenta y ocho apróximadamente y delgada aunque su fuerza no la discutía ningún chico de la universidad.
Estaba preparándose un café después de haberse mirado en el espejo del pasillo en la cocina, situada en el extremo derecho de la casa, cuando llamaron a su teléfono.
-Chris? - Una voz de mujer mayor sonaba al otro extremo de la linea con un tono amable pero lineal.
-Buenas tardes Margaret... iba para clase pero me entretuve con... 
-No importa eso. Chris, ¿te das cuenta de la suma de faltas que llevas desde hace dos meses hasta el día de hoy?
Intenté responder con toda la naturalidad de la que fui capaz aunque seguramente de haber tenido un cuchillo a mano podría haberse cortado su mal humor con el.
-Es algo puntual y lo sabes. No volverá a pasar yo...
- ¿Cómo le explico al director que esto es algo puntual Chris? Me estoy dejando mi tiempo y mi dinero para que tu exposición en la feria de eventos tecnológicos tenga un beneficio ''simbólico'' y tu me pagas faltando los días en los que más te necesito. Pero no quiero ninguna explicación ya sabes que tu vida es tuya y lo que hagas en tu tiempo libre no me interesa lo más mínimo, tan solo termina tu trabajo para la semana que viene y trae tu PDÜ para que pueda comprobar cuales son las faltas que podemos justificar. 


La linea se cerró tras las últimas palabras de Margaret. Ella era la subdirectora de producción en la feria anual de eventos tecnológicos: la F.A.E.T
Hacía meses que estaba subvencionando los proyectos tan costosos que estaba llevando acabo en su universidad pero pese a todo, no conseguía unos resultado estables en sus proyectos últimamente, sus amigas decían que era por el estrés al que estaba sometida y las pesadillas.Un problema de ''transmisión'' temporal de sus neuronas. Su conciencia también quería pensar en algo así, pero desde hacía días que solamente pensaba que no servia para las ciencias.
-Quizás deba volver con mi padre a Miami... después de todo allí al menos vería la luz del sol más de lo que estoy haciendo en esta estúpida ciudad. 
Rebufó y dio un largo trago a su café solo, dirigiéndose al segundo piso de nuevo, volviendo al trabajo una vez más. 


Licencia de Creative Commons
Diario de un sueño cyber/SteamPunk by Isabel Belando Gómez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en bio-mechanical-dreams.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://bio-mechanical-dreams.blogspot.com/.